Halitosis, del tabú a las soluciones

La halitosis, también llamada mal aliento, alude al conjunto de olores desagradables que salen de la boca independientemente de cuál sea su origen.

Considerado como un tema tabú del que las personas no hablan libremente, tiene además la dificultad añadida de que resulta muy difícil que cada persona valore objetivamente su propio aliento.

Al contrario de lo que asume generalmente, la halitosis es casi siempre producto de una deficiente salud bucodental. La gran mayoría de las causas que están detrás del mal aliento no hay que buscarlas en el estómago, sino en la boca: en un 90% de los casos de halitosis el origen procede de la boca y más de la mitad de ellos están estrechamente vinculados con enfermedades de las encías. Aproximadamente el 60% los casos de halitosis genuinas o verdaderas de origen oral se asocian con algún tipo de patología periodontal (gingivitis y/o periodontitis), que en sí mismos son un problema de salud que debe ser tratado.

Estudios en países de nuestro entorno estiman que la halitosis puede afectar a cerca de un tercio de la población, oscilando su prevalencia entre un 6% y un 30%

La paradoja de la halitosis

Se da una situación paradójica en la halitosis y es que muchas personas que tienen mal aliento que no son conscientes de su problema y hay otros que viven obsesionadas con una halitosis “imaginaria” que no puede ser confirmada.

La denominada halitosis patológica de origen oral (el 90% de las halitosis) se caracteriza por la emisión de gases con un olor desagradable, perceptible por otros, a través de la cavidad bucal. Este olor desagradable es más intenso en los primeros momentos del día, tras levantarse, ya que las bacterias han tenido muchas horas para multiplicarse libremente tanto sobre la superficie de la lengua como en los demás tejidos duros y blandos de la cavidad bucal, y además el flujo salivar disminuye durante la noche. Esto hace que estos compuestos malolientes se puedan transformar en gases más fácilmente ante la escasez de saliva y volverse así más perceptibles. Algo similar ocurre tras varias horas de ayuno, durante situaciones de mucho estrés o tras hablar durante un tiempo prolongado.

La aparición de halitosis se debe principalmente a la presencia de unos compuestos tóxicos en el aire despedido por la boca, elementos que son altamente dañinos para los tejidos que rodean el diente y podrían jugar un papel crucial en el desarrollo de las enfermedades inflamatorias que afectan el periodonto, como la periodontitis o profunda inflamación de encía.

Un problema con muchos nombres

Actualmente se distinguen tres tipos principales de halitosis: genuina o verdadera (l mal olor está verdaderamente presente y se puede medir y objetivar), Pseudohalitosis cuando no existe mal olor bucal pero el paciente cree que sí) y halitofobia (después del tratamiento de la halitosis verdadera o de la pseudohalitosis, el paciente todavía cree de manera persistente que tiene mal aliento).

Además, la halitosis verdadera se ha subdividido en tres grupos, según si el origen es fisiológico (cuando el mal olor procede del dorso de la lengua) oral (radica en la lengua y está ocasionado también por alguna de las enfermedades periodontales) o extraoral (asociada principalmente a problemas otorrinolaringológicos).

La saliva y los cambios hormonales también influyen

La saliva contiene componentes que interfieren en el metabolismo, la adherencia y la división de las bacterias, pudiendo modular en parta la composición de los biofilms o finas capas de bacterias existentes en la boca, Así por ejemplo, se ha visto que la xerostomía o disminución del flujo salival por ciertos tipos de medicación, estrés o durante el sueño aumenta los niveles de CSV que son volatizados y, por tanto, perceptibles para el olfato humano; además, la saliva puede modificar el pH de la cavidad oral. Igualmente, ciertas fases del ciclo menstrual y el embarazo pueden producir un aumento en la concentración de CSV, se ha demostrado que el embarazo y en las fases de ovulación y premenstrual, las concentraciones de CSV basales matutinos pueden encontrarse aumentadas de dos a cuatro veces.

Lo mejor, la prevención

Dado que hay muchos pacientes que no son conscientes de que tienen ese problema, y otros que creen de manera errónea que sí lo sufren, el papel de los odontólogos, periodoncistas e higienistas es fundamental a la hora de informar y orientar a estos pacientes, disponiendo de cuestionarios de salud que pueden rellenar los pacientes cuando acuden por primera vez a sus consultas y que resultan muy orientativos.

Además, como recurso preventivo esencial se recomienda que la boca se mantenga en un buen estado de salud y, en especial, que las encías se encuentran sanas. Para ello, se aconseja el cumplimiento diario de medidas de higiene oral adecuadas que incluyan no sólo el cepillado, sino también limpieza interdental mediante seda dental o cepillos interdentales y, muy importante, que incluyan medidas de higiene lingual con raspadores linguales, especialmente diseñados para tal fin.

Y si el problema ya existe, ¿cómo tratarlo?

Una vez que el problema de la halitosis es detectado, se cuenta actualmente con recursos terapéuticos suficientes para mantener controlada esta condición.

Primero, hay que llegar a un diagnóstico preciso parar saber a qué tipo de halitosis nos enfrentamos. El tratamiento de la halitosis fisiológica, el de la halitosis patológica oral y el de la pseudohalitosis son responsabilidad del odontólogo; por su parte, el tratamiento de la halitosis patológica extraoral es responsabilidad de un médico general o un especialista; finalmente, el tratamiento de la halitofobia corresponde a un médico general, un psiquiatra o un psicólogo.

El tratamiento de la halitosis oral tiene como objetivos disminuir el número de bacterias productoras del mal olor presentes principalmente en el dorso posterior de la lengua y en los surcos o bolsas periodontales, y neutralizar estos productos malolientes para que dejen de ser perceptibles.

Tratamientos de eficacia probada

Dependiendo del tipo de halitosis, se cuenta con recursos terapéuticos óptimos. En el caso de la halitosis genuina fisiológica se aconseja la limpieza y pulido dental profesional, explicando y reforzando la higiene oral, con mejores instrucciones de cepillado, limpieza interdental con seda y/o cepillos interproximales según las necesidades individuales, y medidas de limpieza lingual con un raspador lingual, alcanzando la zona posterior de la lengua; y, por último mediante el uso de colutorios.

Para la halitosis genuina patológica oral, además de seguir todo el protocolo anterior, se debe tratar toda la patología bucodental existente: enfermedad periodontal, caries, prótesis mal ajustadas, obturaciones sobrecontorneadas, etc… Además, existen productos de eficacia aprobada en el tratamiento de la halitosis oral y con evidencia científica suficiente sobre su efectividad en el control de la halitosis.

En estos casos en los que la aparición de la halitosis se asocia con una condición patológica en el periodonto si no se trata la enfermedad periodontal subyacente empeoraran ambas condiciones.

Fuente: SEPA