Blanqueamiento dental

En estética dental, uno de los procedimientos más demandados en los últimos años en todo el mundo es el blanqueamiento dental. Y es que, tanto el color blanco, como la correcta alineación de los dientes y el buen aspecto de las encías, son elementos básicos para cumplir con los estándares estéticos que vemos a diario en la televisión, el cine o las revistas.
El blanqueamiento dental es un procedimiento que permite aclarar el color de los dientes o recuperar el color natural que se puede haber perdido con los años. Un buen diagnóstico es fundamental para obtener los resultados deseados.
Blanqueamiento dental

Nuestras especialistas en Blanqueamiento dental

Antes de realizar un blanqueamiento es recomendable hacerse una higiene bucodental ya que puede haber placa, cálculo («sarro») o tinciones extrínsecas, debidas a la dieta, que camuflan el color real de los dientes. Es importante detectar qué factores han contribuido a oscurecer los dientes y modificarlos para que los resultados del tratamiento perduren más en el tiempo.
Después de la visita con el odontólogo y sus recomendaciones, el paciente podrá elegir entre hacerse el tratamiento en casa, hacérselo en la clínica o hacerse una sesión en la clínica y el resto en casa.
Una vez finalizado el tratamiento se deberá volver a la clínica, a una visita de control, para que el odontólogo evalúe la mejora.
Este procedimiento que busca eliminar manchas o bajar tonos de coloración en los dientes es eficaz, seguro y sencillo. Pese a la existencia de creencias que aseguran que el blanqueamiento daña los dientes, es un proceso mínimamente invasivo que realizado por un odontólogo profesional no debería presentar ningún tipo de problema para el paciente más allá de un leve aumento en la sensibilidad de los dientes durante un corto periodo de tiempo posterior al tratamiento.
Desde Clínica Dental Costa Codina recomendamos a nuestros pacientes seguir una serie de recomendaciones durante el tratamiento de blanqueamiento dental para alargar la duración de los resultados. Entre ellas se encuentran, por ejemplo:
Evitar o reducir el consumo de café, té y bebidas carbonatadas.
Evitar el tabaco.
Reducir la ingesta de alimentos con grandes cantidades de colorante, como, por ejemplo, el azafrán, salsas como el curry, etc.
Visitar periódicamente al odontólogo.
Cepillar los dientes después de cada comida: Este es uno de los puntos más importantes para mantener los efectos del blanqueamiento dental. Es conveniente cepillarse los dientes varias veces al día, después de cada comida y utilizar hilo de seda dental y/o cepillos interproximales, así como enjuagues específicos.

¡Reserva aquí tu primera visita gratuita*!

*Excepto en Odontopediatría y Logopedia.